Nunca sin la Palabra

«Debemos escuchar primero la Palabra, y después el Espíritu Santo obra en nuestros corazones; Él obra en los corazones de quienes Él quiera y como Él quiera, pero nunca sin la Palabra»

Martín Lutero

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *